La Universidad a juicio.

Comienza la vuelta a clase y esta vez desde las Universidades, tratando de salvar el culo, están dando un buen varapalo a los políticos. Menuda semana hemos tenido con los Másteres, Tesis y Licenciaturas, de nuestros diputados.

Decenas de periodistas examinando minuciosamente cada párrafo, jajaja. Lo que portales como El Rincón del Vago o Wikipedia han llegado a dar de sí…

Foto de la web: www.rincondelvago.com

Seguro que más de uno está temblando en su escaño al momento de que se descubra y haga público, lo que en su fuero interno muchos pensarían. Que su trayectoria ha sido un fraude.

Y ya son varios,  que ya han hecho las oportunas correcciones en sus currículos, como Albert Rivera. Y los puntos sobre las íes que han tratado de buscarle a la tesis de Pedro Sánchez, quien también hizo una pequeña criba al llegar a Moncloa.

Y es que de dos generaciones a esta parte, son muchos hijos de familias obreras, los que gastaron media juventud en la Universidad y gran parte del presupuesto familiar para pagar una carrera, que ahora no les da ni para un sueldo de 1000€.

Tener un título universitario no es garantía de nada. Ahora lo que se lleva es tener un Máster. Y si puede ser de una Universidad carísima mejor.

No era un secreto que en las universidades privadas, fabricaban licenciados como churros. Gente que en la Universidad pública aprobaba tres o cuatro asignaturas por año, en la privada, previo pago de una matrícula de 4 cifras o más, iban a curso por año. Es más hasta se sacaban dos carreras en una.

Extraído del Facebook Casado dimisión

Y si no que se lo digan a Pablo Casado, siete años para sacar media carrera y la otra media en cuatro meses. No es extraño que el líder del Partido Popular, prefiera pasar de puntillas por estos temas. Ya que su condición de aforado, le salvaguarda, por el momento, de ser llamado a juicio para declarar por la convalidación de créditos en la universidad Rey Juan Carlos.

¿Será que pagar más y rodearte de alcaldesas te hace más inteligente?. O será que la Universidad no deja de ser otra empresa que necesita de ricos alumnos para financiarse.

Sabiendo lo que sé hoy, hubiera preferido pagar dos millones de las antiguas pesetas al año y salir con la titulación habilitante, al mercado laboral. Total ya lo hubiera recuperado más tarde en un buen empleo, más años de experiencia laboral, cotizando a la Seguridad Social.

Pena que en las familias obreras, nos hayan enseñado que el trabajo debe ser fruto del esfuerzo. Que el estudio es un sacrificio. Y que si quieres un título, te lo tienes que currar para el día de mañana ser un buen profesional.

Lo triste es que una institución como la Universidad, ha perdido credibilidad. No es que se haya manchado el curriculum de nuestros políticos, es que se ha manchado el honor de muchos universitarios.

Hay una diferencia entre aprobar un examen copiando, que puede ser reprobable. A que directamente el profesor haya recibido órdenes de arriba, para puntuar favorablemente, a según qué alumnos.

En fin, ya se dijo en el 2008 cuando explotó la burbuja inmobiliaria. No se trata de una crisis financiera, sino una crisis de valores que va a hacer temblar las instituciones desde sus cimientos.

Veremos después de la caza de brujas, quien queda en pie.