Pedro, Pablo y los amores rotos

Parece ser que el matrimonio Iglesias – Sanchez, no está atravesando uno de sus mejores momentos.

Después de las elecciones generales y de que Sánchez, viera increíblemente incrementado su presencia en el Congreso de los Diputados, a costa del voto útil y de todos los miles de votos de Unidos.

Podemos que no han conseguido representación parlamentaria. Parece que ya no juegan en la misma banda.

Unos a otros se tiran los trastos. Iglesias que si ya no se siente tan valorado por Pedro y Pedro, viendo su posición de poder incrementada, regalando migajas.

El caso es que ambos se necesitan, pero ninguno quiere dar su brazo a torcer.

¿Y qué ha hecho Sanchez, para volver a seducir a Pablo?. ¿Qué haces cuando quieres conquistar a una chica dificil?, ligarte a sus amigas.

Y a eso ha ido Pedro este verano, a reunirse con unos y con otros sectores sociales más afines a la izquierda, a ver si estas «amigas» acaban presionando a Unidos Podemos.

Mientras, Juan Ávalos, amenaza con la posibilidad de unas nuevas elecciones. Sabedores los del PSOE, que muchos españoles de izquierdas, de provincias, se van a decantar por el voto útil.

Lo que dejaría más mermada si cabe la representación política de Unidos Podemos.

A veces uno más uno no son dos, sino cero coma cinco. Y sino que se lo digan a Iglesias y Garzón cuando decidieron unir fuerzas. Que fueron en picado.

Pablo Iglesias no atraviesa su mejor momento y lo sabe. ¿O tal vez no?.